ÍNCUBO
Para un íncubo, la lujuria es vida